Niégate a vivir en la casa del rencor

Niégate a vivir en la casa del rencor

«Abandonen toda amargura». Ef 4.31

En 1882, un empresario de Nueva York llamado Joseph Richardson era el dueño de un estrecho lote de terreno en la Avenida Lexington. El lote medía cinco pies de ancho por ciento cuatro de largo. Otro empresario, Hyman N. Sarner, era el dueño de un lote de tamaño normal adyacente al terreno de Richardson. Sarner quería construir un edificio de apartamentos que diera a la avenida, así que le ofreció a Richardson mil dólares por el lote estrecho. Richardson se sintió muy ofendido por la oferta tan baja y le exigió cinco mil dólares. Sarner se negó, y Richardson lo llamó avaro y le tiró la puerta en la cara. Sarner asumió que el terreno permanecería vacante y le pidió al arquitecto que diseñara su edificio con ventanas que tuvieran vista hacia el terreno de Richardson. Pero cuando Richardson vio el edificio terminado, decidió bloquearle la vista… ¡nadie disfrutaría de una vista gratuita por encima de su terreno! Así que Richardson, que ya tenía setenta y cinco años, construyó en su terreno un edificio de apartamentos que medía cinco pies de ancho por ciento cuatro de largo y tenía cuatro pisos de alto. Una vez terminada la construcción, Richardson y su esposa se mudaron allí. Solo una persona a la vez podía subir las escaleras o caminar por el pasillo. La mesa de comedor medía dieciocho pulgadas de ancho. Llamaron al edificio «la casa del rencor». Richardson y su esposa vivieron allí los últimos catorce años de sus vidas. Lo demolieron en el 1915. La venganza construye una casa solitaria con espacio suficiente solo para una persona. La vida de sus inquilinos se reduce a una sola meta: hacer miserable a alguien… ¡a ellos mismos!

No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.

The Daily Encouraging Word Online

If you like to receive The Daily Encouraging Word online, it is available by email subscription or by daily Facebook and Twitter posts. Please click on the links below for options on getting the Daily Encouraging Word. For questions email info@tewonline.org

The Daily Encouraging Word via Email

The Daily Encouraging Word via Facebook

The Daily Encouraging Word via Twitter

Sharing God's Truth With a Searching World