¡Que comience la sanidad!

¡Que comience la sanidad!

«Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste». Sal 30.2 RVR60

Se nos hace muy fácil hablar de cosas que no son importantes. Pero cuando llega el momento de hablar de nuestros miedos, nuestra soledad o nuestra necesidad de ser amados, nos encerramos como ostras. A veces actuamos como si no escucháramos, cuando la verdad es que no nos gusta lo que oímos. Escuchaste a tu pareja decir que necesitaba más de tu tiempo o a tu hijo decir: «Te amo». Y también los escuchaste suspirar cuando no les contestaste nada. Corriste y te escondiste porque no sabes cómo darles lo que te están pidiendo o porque no quieres pagar el precio. Todos tenemos escondites… pueden ser nuestros trabajos, nuestros hábitos o las relaciones que no exigen sinceridad emocional. Y como resultado, nos sentimos reprimidos internamente. Sin embargo, cada uno de nuestros mecanismos de escape nos atrapa más profundamente en el ciclo del silencio. Dios te creó con la necesidad de sentir, de tocar y de expresar emociones. Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2.18). Si sigues negando tus emociones, nunca experimentarás la alegría de una buena relación. David no tuvo miedo de reconocer ante Dios que se sentía débil, o triste, o enojado o que necesitaba amor. Él clamó: «Desde los confines de la tierra te invoco, pues mi corazón desfallece» (Sal 61.2). Si no puedes expresarles tus sentimientos a otras personas, comienza hablando con Dios. Lo que Él hizo por David, lo puede hacer por ti. Entonces, vuélvete a Él y ¡que comience la sanidad!


No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.

The Daily Encouraging Word Online

If you like to receive The Daily Encouraging Word online, it is available by email subscription or by daily Facebook and Twitter posts. Please click on the links below for options on getting the Daily Encouraging Word. For questions email info@tewonline.org

The Daily Encouraging Word via Email

The Daily Encouraging Word via Facebook

The Daily Encouraging Word via Twitter

Sharing God's Truth With a Searching World