Entiende tus deseos (4)

Entiende tus deseos (4)

«[Carga] con [tu] cruz y [sígueme]». Mr 8.34 DHH

Dios crea deseos y satisface deseos. Las aves pueden volar porque Dios las creó para que lo hicieran. Los delfines pueden nadar porque Dios los creó con un instinto para nadar. Dios no inculca en nosotros deseos equivocados. La primera vez que Adán vio a Eva descubrió que sentía un fuerte deseo hacia ella. ¿De dónde provino ese deseo? De Dios. De hecho, a Dios le complace satisfacer tus deseos. Ahora bien, el pecado distorsiona algunos deseos y necesitan ser limpiados, purificados y reentrenados. A esto se refiere Jesús cuando dice: «Si alguien quiere ser mi discípulo… que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga». Debemos decir «no» a los deseos que impiden que vivamos en el fluir del Espíritu de Dios. Siempre tenemos que estar listos para sacrificar un deseo menor en favor de vivir una vida mejor. Por otro lado, nada hace que los seres humanos seamos más vulnerables a la tentación que una vida sin alegría. Si Dios eliminara todos nuestros deseos no seríamos humanos. Una losa de cemento no tiene que preocuparse de que crezca maleza en ella, pero tampoco será nunca un jardín. El plan de Dios es que cada vez que sintamos un deseo auténtico —un deseo implantado por Dios— podamos comprender más profundamente que Él es bueno. Así descubrimos cómo Él nos creó y lo que quiere que hagamos en la vida, y como resultado llegamos a amarlo más y más. Por eso la Biblia dice: «Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian» (Sal 34.8).

No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.

The Daily Encouraging Word Online

If you like to receive The Daily Encouraging Word online, it is available by email subscription or by daily Facebook and Twitter posts. Please click on the links below for options on getting the Daily Encouraging Word. For questions email info@tewonline.org

The Daily Encouraging Word via Email

The Daily Encouraging Word via Facebook

The Daily Encouraging Word via Twitter

Sharing God's Truth With a Searching World