El problema con la envidia

El problema con la envidia

«El don que ha recibido, minístrelo a los otros». 1 P 4.10

Un consejero señala: «Cuando nos subimos en el subibaja de la envidia, nos vamos directo al suelo mientras que el enfoque de nuestro descontento se eleva muy por encima de nosotros. En esta comparación fuera de balance, siempre nos encontramos deseando algo. La envidia conduce a la autocompasión y a la ingratitud... estamos tan preocupados con nuestra insatisfacción que es imposible disfrutar lo que tenemos y lo que estamos haciendo. La envidia lleva a la amargura, al resentimiento y a la hostilidad. No es sorpresa que la palabra envidia tenga su raíz en el latín invidere, que significa mirar con malicia ... Eres una creación única; con capacidades, calendario y destino especiales ... no tiene sentido que te compares con otras personas. El mirar de forma honesta y con agradecimiento las capacidades que Dios te ha dado, te ayudará a sentirte satisfecho con lo que tienes y quién eres». Cuando la envidia te lleva a compararte con los demás, nunca das la talla. Te vuelves una persona cínica. Nada de lo que haces te satisface. La envidia provoca que sospeches de las intenciones de otras personas, aun cuando ellas se preocupen sinceramente por ti. Te da trabajo aceptar que su amistad es real, así que te distancias y terminas con muy pocas amistades. ¿Cuál es la respuesta? La aceptación y la gratitud son el antídoto para el veneno de la envidia. Es aceptar que Dios está en control y aprender a ser agradecidos por los «muchos tipos de bendiciones» que nos rodean. Recuerda: «Dios... [te] ha dado un don... [úsalo] bien para servirse los unos a los otros» (NTV).

No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.

The Daily Encouraging Word Online

If you like to receive The Daily Encouraging Word online, it is available by email subscription or by daily Facebook and Twitter posts. Please click on the links below for options on getting the Daily Encouraging Word. For questions email info@tewonline.org

The Daily Encouraging Word via Email

The Daily Encouraging Word via Facebook

The Daily Encouraging Word via Twitter

Sharing God's Truth With a Searching World